Las joyas de La Mala Jewels son urbanas y rotundas. Son el complemento que te acompañan cada día, cada minuto de tu vida en la ciudad

Joyas minimalistas, de gesto único y claro, capaces de reflejar tu personalidad, tus intereses, tu forma de ver la vida y de vivirla. Joyas que espero que se conviertan en el elemento imprescindible de tu imagen.

Joyas que sean como tú. Cómo tú y cómo todas las mujeres que trabajan, que pasean, que descubren cada día lugares nuevos. Que bailan y disfrutan. Que se ríen.

Mujeres independientes, interesantes, divertidas. Mujeres llenas de carácter.

Y te preguntarás: ¿cómo surgió todo esto de La Mala Jewels

“Todo esto” en realidad soy yo, María. La que diseña las joyas, la que las fabrica, la que se divierte.

Con una vida llena de proyectos interesantes, llegó hasta mí la joyería y la mejoró aún más.

Vivo en una ciudad (Madrid) que me encanta y que es todo inspiración, tengo un trabajo interesantísimo, la arquitectura, y dos niños que, aunque me sacan de quicio a menudo, están siempre en el top de las cosas importantes y me hacen ver la vida con una perspectiva distinta.

Y de repente un día, me acerqué a la joyería, y lo revolucionó todo.

Supongo que la arquitectura y la joyería no están muy lejos ¿verdad?

Diseño joyas como diseño edificios. El proceso es parecido.

Dibujo... dibujo mucho. Y pienso volúmenes que pueden ser anillos, o seguir evolucionando para ser edificios.

Lo fundamental es que la joyería me ha devuelto el contacto con los materiales. Trabajar con las manos es bonito. Dibujar una pieza, construirla, trabajar los acabados, el tacto final, y que luego otra persona la utilice y la disfrute.

Que esa pieza que yo he creado, consiga que otra persona se sienta especial, eso es una sensación difícil de explicar. Eso es emocionante.

Cuéntame más ¿de dónde viene el nombre de “La Mala”?

Cuesta muchísimo elegir el nombre de tu marca. Esa palabra mágica con la que te identifiques, que sea especial, que se recuerde.

Además mi marca antes era otra. Desde el 2009 yo fabricaba piezas de bisutería bajo la marca emeeme. Tal vez ya me conocieras con ese nombre.

Pero el 2015 fue un año de cambios, de evolución y de querer que mi trabajo fuera distinto. Que mi yo arquitecta fuera también mi yo joyera, porque en realidad ese yo es solo uno.

Y mis piezas empezaron a ser tan distintas que ya no eran emeeme. Eran otra cosa. Como siempre fue mi padre el que dio con el nombre y bautizó mi marca como La Mala. A él se le da muy bien esto de los nombres.

Y tiene gracia porque juntando Ma y La, las primeras sílabas de mis apellidos, surgió una palabra con la que me identifico por su sonoridad y por ese punto canalla que tanto me gusta encontrar a la vida.

Ahora hay gente que en vez de María me llama Mala y me gusta. Al fin y al cabo suena parecido, ¿no crees?

Y para terminar está la inspiración.

Dice la RAE que inspiración es el “Estímulo que anima la labor creadora en el arte o la ciencia”. Y es verdad, de eso se trata.

Inspiración es todo eso que recibo a diario y que se queda en mi cerebro para reaparecer en mi trabajo. Inspiración son las ciudades y su arquitectura, inspiración es lo que vivo cada día, el ajetreo, trabajar, pasear, salir. Inspiración es todo lo que me rodea.

Mis joyas están llenas de todo eso. Mis joyas están llenas de una vida como la tuya, y están pensadas para gente como tú.

Mis joyas son joyas para urbanitas que viven la ciudad, con poco tiempo y demasiada prisa. Que la sufren, pero que también la disfrutan a muerte.

Son joyas que te acompañarán y te harán fuerte porque son el vínculo con lo que te rodea, son las que dicen cómo eres tú de verdad y cómo quieres estar en el mundo.

 

Por último, 10 datos sobre mí que solo saben unos pocos

  1. Nací en Madrid y me encantan las ciudades. El campo solo para ratitos cortos. Así que cuando alguien me pregunta por mis destinos favoritos siempre digo Nueva York, Londres, Ámsterdam, París.
  2. Mi padre es escultor, y supongo que ahí está el origen de gran parte de lo que yo hago.
  3. Me encanta hacer fotos. No salgo de casa sin mi cámara para guardarme para siempre todo lo que me llama la atención.
  4. Me gustan mucho las noches. Es el momento en el que trabajo mejor. Tal vez las entregas de la asignatura de proyectos y las noches sin dormir cuando estudiaba arquitectura tienen la culpa de esto.
  5. Escucho música de todo tipo y cada verano preparo un CD con una mezcla de lo que he recogido durante el año. Un disco en el que durante todas las vacaciones, pasamos del flamenco al Rock & Roll y de ahí a lo más Indie en cuestión de segundos.
  6. Dedico mucho tiempo a mis hijos. Me encanta hablar con ellos de todo. Lo hago desde que eran muy pequeños. Creo que involucrar a los niños en nuestra vida, no tenerlos en una burbuja, les hace entender el mundo y les ayudará a afrontarlo mejor.
  7. Aunque no tengo ni un segundo libre, estoy contenta con todo lo que hago. Siempre me preguntan cómo es posible que me dé tiempo a tantas cosas, el trabajo, los niños, las joyas... Y yo no sé muy bien que contestar. Supongo que la ilusión y las ganas hacen que todo sea posible.
  8. No fumo, no bebo alcohol... pero soy una auténtica adicta al Nesquick. A veces de forma preocupante.
  9. Me gusta muchísimo descubrir cosas nuevas. Un diseñador con personalidad, una nueva exposición, un libro, una serie que aún no emiten en España. Todas esas cosas que despiertan mi mente, y la hacen ponerse en movimiento.
  10. Creo de verdad en el poder que nos da nuestra imagen. Quiero decir... el poder de esa ropa que te hace sentirte segura. Ese collar con el que te identificas. Esos zapatos con los que sabes que todo va a ir bien.

 

Espero haberte dejado con ganas de más y sobre todo con el ansia de entrar en la tienda descubrir mis nuevas joyas


No products

To be determined Shipping
0,00 € Total

Check out