Envíos gratis en compras superiores a 65€

Historia de unos pendientes que surgieron «solos»

Proceso Diseño Pendientes círculos cruzados

Soy arquitecta. Diseño edificios.

Diseño joyas.

Y esas dos actividades me encantan pero a veces me hacen sufrir.

Porque el proceso de diseño de un edificio, de una joya… de cualquier cosa, no es un camino recto, ni uniforme, ni sencillo. Es un proceso complicado y difícil de explicar. Y nunca, nunca, ocurre de la misma manera.

La mayoría de proyectos no salen a la primera. Son el resultado de muchas horas de trabajo. De idas y venidas. De pasos adelante y muchos pasos atrás.

Pero otras veces no.

Otras veces parece que las ideas salieran de la nada. De una casualidad. De un “empezar a jugar” y de repente surgir algo.

Y eso es lo que siempre cuento de los pendientes de aros cruzados: que surgieron solos.

Ya sabes tú que eso es una verdad a medias ¿a que sí?

Decía Picasso:

“Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”

Ese es el verdadero secreto.

Los diseños a veces, salen por casualidad pero… mientras trabajamos,

mientras las tenemos en las manos (o dando vueltas por nuestra cabeza sin pensarlo)

Porque cuando diseñé esos pendientes yo estaba jugando con dos círculos de distinto tamaño (recién cortaditos para fabricar los pendientes círculo grandes y los pendientes círculo pequeños). Porque yo había estado viendo las esculturas Oteiza. Porque aunque no lo pareciera, yo estaba trabajando.

Esa es la situación perfecta. Cuando el trabajo fluye tanto que ni siquiera parece trabajo. Cuando las ideas limpias y bonitas aparecen ante ti, sin más.

Por supuesto luego, las ideas hay que trabajarlas, hay que depurarlas.

Dos círculos cruzándose, no son unos pendientes desde el primer momento.

Hay que sopesar tamaños. Hay que pensar que alguien los llevará puestos. Que tendrán que ser cómodos, que tendrán que favorecer y conseguir que una mujer se sienta guapa, segura de sí misma, fuerte.

Y pensar en cómo fabricarlos, y organizar el proceso para que todo sea fácil.

Decidir materiales, decidir acabados.

Dos circulos

Pero todo eso es oficio y se consigue.

Es trabajo. Es tiempo.

Lo importante de verdad es ese principio. Ese momento en el que mientras estás trabajando vuelven a ti esculturas, siluetas, sensaciones que hacen que la idea surja y punto.

¿Y tú? ¿Tienes un trabajo creativo? Me encantaría saber como son tus procesos, como consigues que tu trabajo fluya.

Deja un comentario

Logo popup

¿Quieres formar parte de nuestra comunidad?

Suscríbete y consigue un 10% de descuento en tu próxima compra

Categorías

¿Quieres formar parte de nuestra comunidad?

Suscríbete y consigue un 10% de descuento en tu próxima compra

Avísame cuando esté disponible Solo tienes que dejarnos tu Email y serás la primera persona en enterarte.
Email En un momento recibiras un correo para que confirmes tu dirección
{"cart_token":"","hash":"","cart_data":""}